Escultor Antonio Camaño, antiguo alumno

Entrevista y vistazo al taller de Antonio Camaño; escultor y antiguo alumno 

Antonio Camaño, junto a Carlos Iglesias, ambos escultores y antiguos alumnos de Bellas Artes en la UFV, recientemente se han montado un taller donde trabajan y realizan su obra. Hemos visitado el taller y os traemos fotos para que veáis el espacio tan chulo que se ha convertido en su estudio, donde se han fabricado hasta sus propias mesas de trabajo.

Anteriormente hemos publicado un post sobre Carlos Iglesias, el otro componente de este taller de escultura. ( http://laflechaenladiana.es/carlos-faura-antiguo-alumno-expone-en-flecha/ )

Hoy hablamos con Antonio, que nos cuenta acerca de su experiencia artística y académica.

El escultor Antonio Camaño es graduado en BBAA por la UFV y actualmente estudia el máster de Investigación en Arte y Creación en la UCM. Ha trabajado en los estudios de artistas como Los Carpinteros, Jesus Curiá o Erik Kirksaether. Ha expueso en la galería Rafael Pérez Hernando y Círculo de Bellas Artes de Pozoblanco, entre otros lugares.

¿Cómo crees que ha incidido tu paso por la universidad en tu trayectoria? y durante la carrera, ¿qué asignaturas fueron más reveladoras para ti y qué profesores te causaron más impacto?.

Desde luego ante esta pregunta se abre una ventana desde donde mirar un pasado aún cercano y desde donde poder analizar de forma parcial, el cómo he llegado a donde estoy ahora y porqué continuo con mi formación en el mismo campo perdido, como es el arte, insistiendo en un futuro incierto casi de derrota previa.

Mi interés por el arte, como creo que en casi todos los que nos decantamos por estudiar esta carrera (Bellas Artes), empieza desde mucho antes, en mi caso desde mi niñez, cuando prefería un museo o una vista cultural, cualquier zona o monumento de una ciudad, que ir a un parque recreativo o cualquier otra alternativa más común para un niño de mi edad. Más allá de este interés primario, es en el bachillerato, donde realmente sé que debo estudiar Bellas Artes una vez concluya estos estudios, donde recibí una excelente formación técnica e iniciadora en el campo de las prácticas artísticas, de la mano de varios profesores que han podido determinar mis intereses hoy en día dentro del arte, entre ellos cabe destacar la figura de mi profesora de dibujo y pintura Rocío Villatoro así como mi tutor Darío, o el profesor de escultura y dibujo técnico Ho Álvaro y Julián Ejido.

Tras terminar el bachillerato elegí estudiar Bellas Artes y pongamos que la suerte me hizo decidirme por hacerlo en mi Universidad Francisco de Vitoria, donde creo que si no hubiera pasado por ella, nada hoy sería lo mismo para mí, ni mi forma de trabajar, ni mis puntos de vista sobre el arte y el mundo del arte, ni hubiera conocido ni a los excelentes profesores con los que he tenido el placer de formarme, ni a muchos de mis compañeros, con los que en algunos casos, sigo manteniendo el contacto o incluso tras varios años después de terminar la carrera hemos montado un estudio de escultura cerca de Matadero, y desde luego en cuanto a lo personal, seguramente tampoco hubiera madurado igual.

De la UFV me llevo grandes experiencias formativas, sobre todo a nivel teórico y conceptual, el saber mirar el arte desde un amplio prisma, teniendo muy claro lo que se está haciendo. Por otro lado cabe destacar la suerte que es haber conocido a profesores como Jesús Curiá con el que me he seguido formando en su estudio durante algunos años después de su paso por la universidad, así como a Erik Kirksaether con quien también he tenido la suerte de trabajar en su Taller de las Vistillas, o Mar Solís quien cambió mi forma de mirar desde la escultura convirtiéndolo en uno de mis lenguajes preferidos a día de hoy dentro del ámbito del arte, así como no puedo olvidar las grandes clases teóricas de Virginia de la Cruz y Paco Carpio, tan increíblemente buenas y que en ocasiones en el recorrido formativo en el que sigo, se echan de menos, así como los primeros contactos en la universidad y con la compleja forma de abrirnos al arte y la creatividad hasta ser nuestro tutor de TFG, Javier Riera.Desde luego esta experiencia que no he sabido apreciar tanto hasta algún tiempo después de terminar el grado, no hubiera sido posible sin el resto de profesores igualmente excelentes, como por el director académico Pablo López Raso.

En estos dos años siguientes en los que he continuado mi formación, podría hablar de mi experiencia en el proceso de un máster universitario, pero aún está en eso, un proceso. Aunque de momento en este último máster que he iniciado en este curso académico 2014/2015 de Investigación en Arte y Creación (MIAC) en la UCM, podría destacar la diversidad de herramientas de investigación y análisis sobre nuestra propia obra, desde nuevos puntos de vista para mí, desde donde mirar con herramientas sociológicas y antropológicas a través de temas trasversales, así como la disposición de sus talleres y herramientas, a modo de pre-doctorado.

¿Qué sentido tiene una carrera como BBAA dentro del panorama artístico actual?

Yo diría que poco tienen que ver el panorama artístico actual con el proceso universitario de las BBAA, si por panorama artístico nos referimos al circuito artístico y mercantil del arte actual.

Y si negamos la distancia entre ambos mundos, el universitario y el comercial, y observamos a las universidades como grandes “hornos” de producción de “artistas” tenemos que tener en cuenta la dificultad que esto supone por la falta de espacio, y la imposibilidad de introducirse en este mercado cerrado y con escasas habilitaciones de huecos libres, por lo tanto no tendría sentido una carrera de BBAA tal y como la conocemos, faltarían medios y herramientas de marketing y algo menos de desarrollo de capacidades para generar plusvalía simbólica y más para producir o generarla económicamente.

En cambio si hablamos de panorama artístico fuera del mercado y abarcando lo que son las prácticas artísticas más allá de la institución que avale, para mí tiene todo el sentido, ya que el investigar, el formarse, el desarrollar la herramientas necesarias para producir y generar un valor simbólico mayor sobre un objeto, necesita de un mecanismo como es la universidad, y un espacio teórico donde reflexionar sobre lo que se hace en el arte, o mejor dicho en las prácticas artísticas, así como lo que hacemos nosotros dentro de este campo que llamamos BBAA.

¿Cuál crees que es actualmente la situación del mercado del arte?

De la situación actual de eso que llamamos “el mercado del arte” poco puedo decir, ya que lo veo como algo lejano y ajeno, no por elección, sino por imposición de una situación en donde se hace imposible introducirse en él. Aunque la semana pasada tuve la oportunidad de asistir a una extraordinaria conferencia, ponencia de Felipe Ehrenberg, en donde nos negó el nombrado mercado del arte,no así su realidad pero si su existencia, más allá de la creencia de su existencia y por tanto la realidad de que ello fuera cierto, pues como nos dijo “el mercado del arte lo hacemos nosotros y somos nosotros quien debemos vender y es por culpa nuestra que esto esté en manos de terceros” y también nos dijo que ” si la imaginación y creatividad que tenemos para generar obras de arte, la invirtiéramos lo más mínimo en cómo sacar provecho de ello…”, por lo que se puede deducir que la situación del mercado es y está según queremos nosotros que esté, “pues este se encuentra no más en llano, en el boca a boca” según palabras de Felipe Ehrenberg, lo cual me hizo reflexionar sobre el propio mercado del arte y nuestras posibilidades ante su imposición casi dictatorial y hermética, no tanto así su negación pero si la negación de nuestra dependencia de él.

Esto no quita que frente a un halo de esperanza que se derramaba de sus palabras de vida, fuera un camino fácil el propuesto así como el del llamado mercado del arte, y como dijo Ehrenberg “sin embargo somos libres”.

No sé si respondí con esto a cuál es la situación del mercado del arte, pero creo que podría extraer la intuición de que el quienes y el qué se valora dentro del mercado del arte, está demasiado alejado de lo importante que reside en el arte mismo, aislando su valor inicial y cultural, cambiándolo por un valor comercial que niega el propio arte.

Qué consejo darías a un estudiante de BBAA

No creo que pueda dar consejo a un estudiante de BBAA, no me veo capaz de aconsejar desde una experiencia postgrado tan cercana aún, pues no sé si el camino, o los caminos que elegí van en la dirección que realmente desearía, pero lo que si puedo decirles, es que sean fieles a sí mismos y nunca deriven su personalidad en favor de alguien o algo, que no se vendan.

Háblanos de tu obra, ¿en qué estás trabajando ahora?

Las obras desarrolladas y que seguiré desarrollando, buscarán en el algebrismo de sus formas, entendido como un método palpable e inteligible, en la labor de mostrar los indicios geométricos que inundan el universo cosmos que habitamos, desde una visión particular llena de simbolismos y de elementos que aportan información básica que nos ayude a comprenderlo.

El objetivo de la obra, no es meramente estético, sino que a través de su trabajo, intenta conformar mediante estos principios una visión de nuestra sociedad actual, en donde se propongan modos de mejorar sus dinámicas, en la cual estamos inmersos. Esta pretensión, estaba muy presente en los pitagóricos, así como en los constructivistas, la Bauhaus, o el grupo Argentino AACI, u el propio Oteiza, de los cuales como se citó anteriormente se toman como referentes.

Las obras que realizo se derivan de un proyecto iniciado desde la universidad, el cual es un continuum, de creaciones anteriores, este proyecto abierto al que titulé Oxido en geometría, toma la propia geometría como camino de conocimiento y representación de la realidad, siguiendo la estela de autores como Palazuelo, Oteiza, Ródchenko, Malévich.

Es un proyecto escultórico de investigación iniciado sobre la geometría y su función en nuestro entorno, en nuestra visión y percepción de nuestro mundo, se apoya por tanto en el carácter cosmológico de la geometría más pura, territorio intemporal, que sin embargo adquiere cualidades temporales en su desarrollo, tanto de la obra, como de su pensamiento y razonamiento estético.

Encuadrándonos en una cosmovisión geométrica, origen del universo, y un pensamiento racional, con un simbolismo inherente, que permite a través de ello mostrar nuestra sociedad y el mundo que nos rodea desde su esencia.