davidmorales_ppal.jpg

David Morales www.david-morales.net

David Morales en Orfila10

David Morales, alumni UFV expone en Orfila10

David Morales, antiguo alumno de BBAA en la UFV a quien hace un tiempo hicimos una entrevista en el blog, expone en Orfila10 el próximo jueves 30 de Abril a las 20h en C/Orfila 10, bajo izq. Enfrente de la galería Malborough.

La exposición permanecerá desde el 1 de mayo hasta el 1 de junio.

 

“ Transcendental spaces ”

“La fotografía es una escritura de una gran fuerza, se puede leer en cualquier parte del mundo sin necesidad de traducción” (Sebastião Salgado)

Durante el último siglo y más aún en estos últimos años, la expresión artística ha abierto múltiples caminos; nuevos medios, lenguajes, materiales, etc. La búsqueda de novedad y actualización, sin embargo, no ha alejado al Arte de uno de sus pilares fundamentales: la reflexión acerca del sentido de la existencia humana y del mundo de lo intangible y lo etéreo.
Siendo la relación intrínseca entre el Hombre y la Naturaleza un vínculo que tiene su origen en la
prehistoria, podría decirse del paisaje que es en sí mismo un lenguaje universal en la geografía y en el tiempo. Históricamente, su contemplación ha sido claro testimonio de dicha relación, cobrando más relevancia en los momentos culturales en que el ser humano se ha sentido más integrado y en comunión con él.
El paisaje, pues, está vinculado a la historia de las culturas. A través de su comprensión, se puede acceder a un conocimiento más profundo de la condición humana; de sus momentos y cambios.

La vida surge a través de la Naturaleza, y es a través de ella como se desvanece de nuevo. Surge entonces la incógnita a través de la cual el ser humano se pregunta por su entorno. Necesita interpretar la Naturaleza en forma de paisaje para poder entenderla.
De este modo, la contemplación de la Naturaleza se torna en una amalgama de forma, luz y color; en una experiencia de carácter espiritual. El proceso fotográfico se transforma entonces en una vía para tratar de acceder a lo infinito a través de la contemplación de la finitud.
Las gradaciones de color, los recorridos de luz y sombra, nos llevan más allá de la representación externa del paisaje. Nos hace introducirnos en él, en un proceso en el que interviene la esencia de nuestro vínculo con la magnificencia de la Naturaleza.

 

David Morales

www.david-morales.net