David Morales antiguo alumno BBAA

Entrevista a David Morales, artista y antiguo alumno UFV

David Morales cursó estudios de Bellas Artes en la Universidad Francisco de Vitoria entre 2007 y 2011.

Tras obtener la licenciatura, continuó su formación en Düsseldorf, Alemania, como artista invitado por la Düsseldorfer Kunstakademie. Allí entró en contacto con artistas de la talla de Herbert Brandl, Katherina Grosse o Siegfried Anzinger.

David fue uno de los artistas seleccionados para el proyecto EMERGE de 2011 en la galería Astarté de Madrid. Así mismo, ha participado en otras propuestas y espacios alternativos como OpenStudio y La Tabacalera de Madrid.

davidmorales_ppal

-¿Cómo crees que ha incidido tu paso por la universidad en tu carrera artística?

La etapa universitaria fue especialmente esclarecedora para mí. En ella no sólo conocí y aprendí de grandes profesionales en calidad de alumno, sino que tuve por primera vez la oportunidad de desarrollar proyectos propios como parte de las diferentes asignaturas de la carrera.

Es muy frustrante crecer en el marco de un sistema educativo que moldea individuos obviando por completo el desarrollo artístico y espiritual; especialmente si los criterios empleados se basan en conceptos estandarizados como “bien y malo “útil e inútil.

-Durante la carrera, ¿qué asignaturas fueron especialmente reveladoras para ti?

Sin duda alguna, la asignatura de Teoría del Color y su profesor Javier Riera fueron los que más me han influido y ayudado a crecer. No sólo como artista, sino también como persona.

Sin embargo, esta afirmación no excluye al resto de asignaturas y profesores, ya que los conocimientos adquiridos en todas ellas me han sido útiles en mayor o menor medida en mi trabajo.

-¿Cómo encaja hoy en día un licenciado dentro del mundo del Arte?

Encajar en el mundo del Arte es un proceso muy complejo que puede llevar toda una vida, e incluso nunca llegar a completarse.

En el caso concreto de España, un licenciado en Bellas Artes hoy en día es poco más que un individuo que posee una titulación universitaria.

A diferencia de otras profesiones, en el mundo del Arte no es sencillo que grandes autoridades como críticos y galeristas se interesen por tu trabajo, al menos al principio. Como consecuencia, los primeros pasos de un artista son bastante tediosos, ya que se hace difícil empezar a andar un camino sin un rumbo claro.Por otra parte, la producción de las obras (siempre a fondo perdido) a menudo se costea con ayuda familiar o con pequeños sueldos de trabajo a tiempo parcial.

En otras palabras, llegar a tener una buena obra suele conllevar invertir en ella mucho dinero y sobre todo mucho tiempo y esfuerzo. Y es realmente difícil hacer coincidir los tres factores en una persona recién licenciada.

-¿Cuál crees que es actualmente la situación del Arte?

Desde mi punto de vista, nos encontramos en un momento en que la sociedad está empezando a experimentar profundos cambios sociales y económicos. Este momento tán intenso también se hace eco en el Arte, donde cada vez se buscan más espacios y fórmulas ajenas a los modelos tradicionales.

En mi opinión, nos encontramos ante una crisis del objeto en la obra de Arte. Durante años, ha existido una presión por parte del mercado del Arte para vender objetos

cada vez más grandes y más caros.

Esta forma de proceder se hace especialmente notoria con Andy Warhol, quien asentó las bases para la seriación y la mercantilización de la obra de Arte, tal y como explica Arthur C. Danto en su libro Después del fin del Arte.

Sin embargo, al mismo tiempo que el mercado tradicional parece resentido y busca desesperadamente nuevas áreas donde poder seguir ejerciendo su modelo de comercio, surgen cada vez más espacios alternativos en los que se apoya a artistas jóvenes y con nuevas ideas.

-Has vivido durante tres años entre Düsseldorf y Berlín. Según tu experiencia, ¿cómo de necesario es salir al extranjero para un artista?

Definitivamente es necesario para un artista salir a conocer el mundo en el que vive, más allá del contexto en el que ha nacido. Especialmente teniendo en cuenta el modo de vida actual, en el que los continuos viajes entre diferetes países están a la orden del día.

Por otra parte, salir del lugar de origen y la zona de confort, con el tiempo otorga perspectiva y experiencia; por no hablar de lo enriquecedor que resulta entrar en contacto con otros artistas, idiomas, pensamientos y diferentes formas de concebir el mundo y lo que en él ocurre.

-¿Crees que es posible hablar de un mundo del Arte sin mercado del Arte?

Creo que el mero hecho de poder hablar de dos conceptos diferentes nos indica que son dos realidades diferentes. El mercado del Arte no es sino la faceta económica y comercial del Arte.

Para mí, el problema aparece cuando el artista ajusta sus criterios artísticos a la demanda del mercado. Entonces la obra pasa a ser un objeto de consumo más; no muy diferente a un producto que ha sido diseñado siguiendo estrategias de márketing y estudios de mercado.

¿Hasta qué punto son necesarias las galerías y ferias para la supervivencia del Arte y del artista?

Creo que los formatos galería y feria van cayendo paulatinamente en desuso. ya que una gran parte del Arte se está empezando a realizar de forma cada vez más recurrente en la calle o en espacios alternativos y no están siendo incluidos en las mismas.

El problema en mi opinión, vuelve a ser el enfoque mercantilista que se da al Arte en los espacios tradicionales, donde la obra y el artista se conciben como producto y productor, y no como cultura y generador de la misma.

En el arte urbano por ejemplo, es habitual que las obras estén a disposición de cualquiera que pase por la calle y no se cobre por verlas ni se vendan a particulares.

-¿Cómo percibes la cada vez más acusada presencia del mercado del Arte proveniente de Oriente?

Es cierto que se percibe un incremento de la actividad en el mercado oriental. Un ejemplo de ello es la gran feria de Arte por antonomasia; ArtBasel.

En un principio la feria tenía lugar en Basel, Suiza, pero después ampliaron mercado celebrando también ArtBasel Miami y recientemente además ArtBasel Hong Kong.

Por otra parte, en el caso de la feria original de Suiza, la presencia oriental es cada vez mayor.

Sin embargo no creo que esto sea negativo, sino más bien lo contrario. Pienso que un artista oriental en occidente puede compartir de forma muy positiva su perspectiva del mundo y viceversa.

-¿Qué consejo darías a un estudiante de Bellas Artes?

Creo que un artista nunca debe estar desocupado. En mi opinión, el compromiso de un artista con la sociedad debe ser tener siempre una historia interesante y una visión diferente que transmitir, para así poder generar cultura.

Pienso también que todas las etapas, actividades y trabajos de una vida tienen mucho que aportar y se puede aprender mucho de ellas. Por ello creo que es necesario tener siempre un proyecto entre manos, y el siguiente en mente.

Texto sobre la obra de David Morales:

Blisters

“El arte debe confortar a los enfadados y enfadar a los acomodados.”
(Banksy)
En mi opinión, la producción industrial desnaturaliza por igual al mundo y al estilo de vida del
hombre. Los blísters son para mí un símbolo de la estandarización del estilo de vida moderno, el cual se
expresa habitualmente en términos de calidad y producción.
Es también el comienzo de la famosa consigna “hágalo usted mismo”, que se extiende en la actualidad
desde los juguetes hasta el mobiliario.
En mis diseños trato de crear una retroalimentación visual e intelectual entre el espectador y las siluetas.
Para ello, introduzco las mismas dentro de la estructura de un blíster, que es de alguna manera similar a los
blísters reales de plásticos que incluyen las maquetas y algunos modelos de juguetes.
Este tipo de diseño me ayuda a estimular la conciencia social del espectador en los actuales conflictos y
problemas del mundo, con el fin de cuestionar diferentes aspectos del estilo de vida actual e incrementar su
compromiso social.
A mi entender, el uso del blíster como pieza clave de esta serie es crucial para establecer una relación entre
el marco y el contenido. Como consecuencia, todos los elementos se conectan entre sí de forma similar a
un circuito eléctrico.
De este modo, al igual que en los blísters reales, todo lo incluido en ellos funciona como un pequeño
mundo.

David Morales © 2015

Visita su web para conocer más obra de David Morales:

web: www.david-morales.net